Campamentos de verano en Madrid

Empieza la cuenta atrás. Sólo quedan dos meses para las vacaciones de los niños y los padres estamos de los nervios. Tenemos que hacer encaje de bolillos para cuadrar los más de dos meses de vacaciones de nuestros hijos con nuestro descanso estival. España es uno de los países europeos donde la conciliación familiar durante el verano es casi imposible. Sólo Italia y Lituania nos supera, con 13 semanas de vacaciones. En el resto de Europa, países como Reino Unido o Dinamarca, sus estudiantes cuentan con 7 semanas de descanso en verano. ¿Os gustaría que el reparto de vacaciones de vuestros hijos fuera diferente? El debate nos daría para otro artículo, seguro.

Pero vamos  a lo que nos ocupa: ¿Cómo repartimos todo el tiempo libre que tienen nuestros hijos en julio y agosto mientras los padres seguimos trabajando?.  Opciones hay muchas, dependiendo de la situación de cada familia. La posibilidad de dejarlos con los abuelos o contratar una babysitter siempre ha existido. Pero en los últimos años hemos asistido a una proliferación de campamentos de verano cada vez más especializados que nos gustaría analizar desde aquí. Coged lápiz y papel porque vamos a despejar vuestras dudas.  Sólo un adelanto: hay campamentos para todas las edades, infinidad de temáticas diferentes y para todos los bolsillos. Vamos a contarlo paso a paso.

  1. Campamentos urbanos
  2. Campamentos deportivos
  3. Campamentos de idiomas
  4. Campamentos Granja-Escuela
  5. Campamentos Multiaventura
  6. Campamentos de cocina
  7. Campamentos de música
  8. Campamentos de baile
  9. Campamentos de Tecnología
  10. Campamentos de Hípica
  11. Campamentos Naúticos

 

Campamentos urbanos

La mayor ventaja es que están situados en la misma ciudad o en localidades cercanas a nuestro domicilio. Aquí el horario suele coincidir con la jornada laboral de los padres. Muy recomendables para los niños más pequeños o para aquellas familias que lo de dormir fuera de casa no lo tienen muy claro.

Tenemos opciones de campamentos urbanos municipales que suelen ser los más económicos, pero cuentan con un número de plazas limitadas y no siempre es posible acceder a ellas (a veces se adjudican con sorteos), pero afortunadamente existen otras opciones ya que la oferta de campamentos urbanos y actividades para el verano es inmensa, sobre todo en ciudades como Madrid.

Además de los campamentos de verano municipales, hay muchas empresas especializadas en la organización de campamentos en diversas modalidades, es el caso por ejemplo de Aventurama que acaba de publicar su oferta de campamentos de verano 2018 con una suerte de opciones entre campamentos urbanos en Madrid, multiaventura y artísticos en Inglés y en Español.

La opción más barata nos la ofrecen los propios Ayuntamientos de cada localidad. Por ejemplo en Madrid, durante los dos meses de verano, se aprovechan las instalaciones municipales (normalmente colegios públicos) para montar allí el campamento estival. El plazo de preinscripción se hace en abril y luego hay un sorteo público para la inscripción final. Este año se han ofertado 4.680 plazas para los niños entre 3 y 5 años. Y  6.345 para el tramo de 6 a 12 años. Y los precios rondan los 95 euros por 10 días de campamento ( 66,50€ si eres familia numerosa). Toda la información en www.madrid.es .

Para los jóvenes entre 14-17 años también se ofertan unas  plazas en campamentos de verano que están situados en la sierra de Madrid o fuera de la Comunidad, con precios que van desde los 120 a los 150 euros. Aquí podréis ver plazos de inscripción y condiciones www.madrid.org/inforjoven

Dentro de los campamentos urbanos hay una oferta tan amplia y variada que me atrevo a decir que hay un campamento hecho a medida para cada niño. Seguramente  los de idiomas o los campamentos deportivos se lleven la palma, pero vamos a analizar uno por uno, a ver qué os parece.

Campamentos deportivos

Aquí tenemos también la posibilidad de inscribirlos en centros municipales de cada ciudad. La mayor ventaja, que se notará en nuestros bolsillos. Pero el inconveniente para muchas familias es el horario, mucho más restringido y sin servicio de comidas. Estos campamentos están dirigidos a niños y jóvenes más activos e inquietos y, por supuesto, que les encante el deporte. Además del clásico fútbol, baloncesto, tenis, pádel, natación o ciclismo; muchos campamentos se han especializado en otros deportes menos ortodoxos como ofertar artes marciales, defensa personal, combate de competición, katas, acrobacias, etc.

Campamentos de idiomas

 Si lo que buscamos es que el niño no olvide el idioma aprendido durante el curso, o bien, mejorarlo o practicarlo, tendremos claro nuestra decisión. El inglés sigue siendo el idioma por excelencia, seguido del alemán y el francés. Cada centro aplica una metodología diferente y somos los padres los que elegiremos el que más nos convenga. Podemos encontrar desde campamentos exclusivamente de inmersión lingüística con profesores/ monitores nativos o centros que oferten otras actividades añadidas al idioma (deportivas, musicales, etc)

Campamentos Granja-Escuela  

Aquí la oferta varía si el niño se queda a dormir y la estancia es por semanas o quincenas, o bien, la actividad es como una jornada laboral, con comida y merienda (desayuno opcional). Si vuestros hijos son amantes de los animales y sienten una conexión especial con la naturaleza, estos campamentos son perfectos para ellos. Las actividades van dirigidas a cuidar de los animales domésticos, recolección de productos del huerto, trabajos en vivero y los hay hasta con talleres de apicultura. En las Granjas-Escuela trabajan con proyectos educativos sobre la flora y fauna y con talleres creativos más artesanales.

Campamentos Multiaventura / Multiactividad

Son también de los más solicitados entre los padres. Dirigidos a niños y jóvenes que les gusta los deportes un poco más arriesgados, que no tienen la posibilidad de realizarlos a diario. Y sobre todo que les encante la naturaleza. Aquí encontramos la modalidad diurna y los campamentos por semanas o quincenas. Pueden estar situados en tu misma región o bien que tu hijo se desplace en autocar a km de distancia.

La finalidad de este tipo de campamentos es fomentar el trabajo en equipo y la integración con la naturaleza. Las actividades van desde la escalada en rocódromo, espeleología, descenso en barranco, rapel, tirolinas, senderismo, ginkanas deportivas, tiro con arco, piragüismo, cometas de tracción, paintball, o actividades más curiosas como la orientación con brújula y mapas; así nuestros hijos nunca podrán perderse en la montaña.   Y  para los más atrevidos y que no tienen vértigo  existen actividades hechas a su medida como los Saltos de Tarzán, los Puentes de Mono,  los Puentes Tibetanos, Pasarelas, Raid multiaventura o la Vía Ferrata . Esta última es un tipo de escalada que consiste en trepar y subir cada vez más alto con ayuda de clavijas y grapas, hay muchos niveles y se puede empezar a practicar sin tener nada de experiencia.

Una de las actividades que más gustan a los niños cuando van de campamento multiaventura es practicar el Vivac. Y ¿qué es esto?, os preguntaréis. Pues nada más y nada menos que dormir a la intemperie en saco de dormir. No hay nada más bonito que quedarse dormido mirando a las estrellas en verano,¿verdad?

Pero los campamentos de verano, como la moda, tiene sus tendencias. En los últimos años han aparecido actividades enfocadas a todos los gustos de los niños. Así encontramos campamentos hípicos, de cocina, de música, de baile, tecnológicos o exclusivamente naúticos. Empecemos con el que quizá sea el más televisivo.

Campamentos de cocina

Esa moda que estamos viendo en programas de televisión y realities que giran en torno a la cocina, también se ha visto reflejada en los campamentos de verano, que tratan de acercar a los niños a los fogones. Les enseñan a cocinar sencillos platos, cocinas del mundo o lo que más les gusta, la repostería. Pero además de cocinar, ofrecen talleres sobre alimentación y comida sana. ¿Quién se apunta a hacer un plato?

Campamentos de música 

Gracias a la influencia de Talent Shows como Operación Triunfo o la Voz Kids los niños se apuntan cada vez más a talleres y actividades relacionadas con la música. Además de todos es conocido los beneficios de esta disciplina en los más pequeños: favorece su desarrollo intelectual, auditivo, sensorial, del habla y motriz. Ventajas aparte, no podemos olvidar la parte lúdica de la música. Por eso, estos campamentos están dirigidos a aquellos niños, amantes de la melodía, ya sea en la versión instrumentista: batería, teclado, guitarra clásica o eléctrica, trompeta, violín, contrabajo, percusión,… o bien, en la versión canto donde les enseñan a desarrollar el talento que cada uno lleva dentro. El objetivo de estos campamentos es fomentar valores como el respeto, la responsabilidad, el esfuerzo o la importancia de compartir. Aquí la experiencia de los monitores es imprescindible y son ellos los que enseñan las diferentes composiciones musicales, la lectura de piezas y partituras. No importa el nivel, ellos se encargan de hacer los grupos por edades, instrumentos y experiencia. Lo mejor de estos campamentos es que muchos, al finalizar el campamento, organizan conciertos ante los padres. ¿Por qué nos gustarán tanto los festivales de fin de curso de nuestros hijos?

Campamentos de baile

¿A qué niño no le gusta preparar su propia coreografía? Los padres estamos acostumbrados a que nuestros hijos vean en Youtube el videoclip de su cantante favorito. Si sueñan con convertirse en famosos bailarines por unos días, este tipo de campamentos son justo para ellos. Desde Jazz, Funky, música contemporánea, el Hip Hop,  bailes latinos como la Salsa, la Bachata o un largo etcétera es la oferta artística que harán mover todo el cuerpo a los pequeños.

Campamentos de Tecnología

Convertirse en pequeños científicos, aprender a construir un cohete o el montaje de un Dron ya es posible gracias a la oferta de estos campamentos de verano. Tienen variedad de programas: desde robótica, diseño de videojuegos, lego, minecraft, juegos para móviles, proyectos técnico-científicos, domótica o aprender a usar impresoras 3D. Los niños se convertirán durante unos días en pequeños “makers” o constructores. Qué mejor manera de divertirse aprendiendo en vacaciones.

 

Campamentos de Hípica  

Es otra de las nuevas tendencias de ocio que se oferta en verano. Para los  amantes de los caballos y la equitación es perfecto. Los futuros jinetes o amazonas aprenderán salto de obstáculos, doma clásica o los cuidados básicos de limpieza y alimentación del caballo. Muchos de estos campamentos ofrecen además dentro del paquete, talleres, manualidades y otras actividades deportivas.

Campamentos naúticos

El verano es sinónimo de mar, playa, agua….El refrescarse durante los días más calurosos de año puede ir acompañado de la palabra deporte. Aquí encontramos una amplia oferta de actividades  que pueden practicarse tanto en el mar como en lagos o pantanos. Sólo hay una condición: que el niño no tenga miedo al agua porque para aprender hay que caerse una y mil veces. ¿Qué podemos aprender? Desde vela, windsurf, surf, kitesurf, waterpolo, kayak, paddlesurf o paddlesup. Estos últimos deportes son los más novedosos. Aquí lo importante es mantener el equilibrio porque subido a una tabla hay que deslizarse con un remo sobre el agua. ¡¡Muy divertido!!

 

Consejos antes de elegir un campamento

Antes de elegir un campamento es fundamental conocer la opinión que tiene el niño. Primero si quiere separarse de los padres un par de semanas y dormir fuera de casa…y luego y no menos importante conocer sus inquietudes. Para afrontar esta difícil tarea que es para muchos padres os damos unos consejos antes de inscribir a vuestro hijo en un campamento. Vamos allá:

  1. Habla con tu hijo. Es importante conocer su opinión. Quizá sus inquietudes no se correspondan con las nuestras. Ten en cuenta que el que se va a marchar fuera de casa durante un tiempo es él. Nunca hay que forzar al niño. Tiene que querer ir y que lo haga contento. Por eso es importante contarle antes en qué va a consistir el campamento: horarios, actividades, dónde está ubicado, duración, etc.
  2. Visitar el lugar antes. Nos quedaremos más tranquilos si vemos in situ donde va a pasar una temporada nuestro hijo. A veces unas fotografías o un vídeo que nos ofrece el campamento no es suficiente. Lo ideal sería que nos acompañara nuestro hijo, así verá dónde va a pasar una parte de sus vacaciones. De paso podremos conocer a los monitores y profesores que van a cuidar de nuestros hijos. Y preguntarles todas dudas que se nos ocurran.
  3. Si puede ir acompañado de un amigo o familiar mejor.  El niño se sentirá más seguro y arropado si puede ir con alguien conocido, sobre todo si es tímido. Esto le ayudará a enfrentarse a los primeros días de campamento, luego seguro que allí conoce a más niños y vendrá con amigos nuevos. Toda una experiencia.
  4. Buscar recomendaciones y experiencias en otros padres nos puede ayudar a tomar una decisión.

 

Pero sin duda, lo más importante a la hora de tomar una decisión definitiva es ver que nuestro hijo esté de acuerdo y contento. Cualquier muestra de miedo, vergüenza o rechazo ante la posibilidad de asistir a un campamento nos debe replantear nuestra posición. Ya sé que cuadrar nuestro calendario laboral con sus vacaciones de verano es tarea complicada, pero entre todos buscaremos la mejor solución.

¡¡¡Feliz verano!!!

avatar

Autor: Chiquimadrid

Compartir en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *